Rvdo. D. Angel del Barrio
1973-1979

Director y párroco de la comunidad parroquial, liberada aquel año de la preocupación escolar, actividad que pasó a depender de la comunidad del colegio. Fórmula aceptada con resquemor, pero en definitiva, beneficiosa.

Llegaba de Roma con una formación pastoral mediata que, unida a su temperamento organizador, iba a dar comienzo a una nueva época parroquia de San Antonio. Acepto lo tradicional dándole nueva fuerza, nuevo estilo postconciliar, con una impronta personal muy marcada.

El primer año lo dedicó al análisis de la situación y ser la manera de actuar el programa confiado a la nueva estructura de comunidad parroquial, pero implicada aún en las faenas escolares.

El curso 1975-1976 aparece ya Nuestro programa de acción que saldría puntualmente los años siguientes(1977-1978), sustituido más tarde (1978-1979) por el Boletín Informativo Parroquial

Se dirigía a todos los feligreses, «de manera particular a cuantos acabáis de llegar a nuestra parroquia instalados en las nuevas fincas construidas recientemente».

Era un programa de acción y espiritualidad. Aparecían los diversos grupos y movimientos que actuaban con estilo propio pero coordinados y aspirando a conseguir una verdadera comunidad de cristianos que realizaba su camino de fe y se sentía unida en el amor.

Los grupos estaban abiertos a todos. El objetivo general dominante todos los años fue el de que la parroquia entrara en un camino de evangelización a todos los niveles.