Rvdo. D. Mariano Moreno
1964 1973

Sucedió a don Francisco Serrats. Conocía al ambiente y se dio con alegría realizar un sacerdocio con entrega total a bien de todos. Años más tarde recordaba con fruición y nostalgia los nueve años de apostolado parroquial:

«No entendía mucho la parroquia, pero había un campo extraordinario de acción. Había de todo, es decir, de todas las actividades en la Iglesia universal. Atención mañana y tarde a los feligreses sobre todo a los enfermos y necesitados, con la colaboración de seglares que se desvivían por ellos sin contar horas de trabajo. La misma colaboración para que ningún feligrés se fuera sin ser atendido en sus últimos momentos. Catequesis a todos los niveles, desde el típico oratorio salesiano círculo Domingo Savio -hoy movimiento Junior- antiguos alumnos Archicofradía de María Auxiliadora, acción católica, cooperadores salesianos, preparación de todos los sacramentos, cursillos de cristiandad y grupos de matrimonio… semanas bíblicas, retiros, ejercicios espirituales, excursiones. Era una parroquia y una época en la que valía la pena trabajar para acercar las almas y llevarlas a Dios según el sistema de Don Bosco».